¡ REVISA GRATIS EL AIRE ACONDICIONADO DE TU COCHE ¡

Revisión Aire AcondicionadoEste verano no pases calor en tus viajes, revisa el aire acondicionado de tu vehículo y 20 puntos más, frenos, suspensión, neumáticos, catalizador, niveles aceite, caja de cambios, sistema de refrigeración, sistema de frenos, etc.  TOTALMENTE GRATIS.

Si necesitas recargar el sistema de climatización, sólo te costará

49,50€

SOLICITAR MAS INFORMACIÓN, CITA O PRESUPUESTO

¿ RECICLAMOS LOS NEUMATICOS USADOS EN ESPAÑA ?


Reciclaje de NeumáticosAntes de 2006 no había una regulación especifica para reciclar neumáticos en España. Los neumáticos usados eran recogidos en general por empresas dedicadas a intentar rentabilizar estos restos, parte de ellos revendidos como neumáticos de ocasión, otros como carcasas a las fábricas de neumáticos recauchutados, los textiles (sin acero) se utilizaban para pastillas de freno, carreteras, pistas deportivas, etc. y la mayor parte se troceaban y enterraban o simplemente se enterraban sin mas, eso los que no terminaban en una hoguera. A raíz de una normativa europea al respecto, de 2003, tuvimos que actualizarnos, aunque tardamos 3 años en hacerlo.

RECICLAR LOS NEUMÁTICOS DE REPOSICIÓN NOS CUESTA 30 MILLONES A LOS ESPAÑOLES

En España se aprobó el Real Decreto 1619/2005 sobre gestión de neumáticos fuera de uso, que prohibió arrojarlos en los vertederos a partir de julio de 2006. Se crearon dos empresas gestoras SIGNUS y TNU por los fabricantes e importadores de neumáticos, y desde entonces estos se encargan de recoger, seleccionar, tratar, reciclar o destruir los neumáticos de reposición, cerca de 300.000 toneladas año. Estas dos empresas gestionan unos 18 millones de neumáticos de reposición y el consumidor paga por ello unos 30 millones de euros.

UN MILLÓN DE VEHÍCULOS VAN AL DESGUACE ANUALMENTE EN ESPAÑA

Los neumáticos procedentes de los vehículos al final de su vida útil tienen una regulación diferente (Real Decreto 1383/2002, de 20 de diciembre, sobre gestión de vehículos al final de su vida útil) Los fabricantes de vehículos y desguaces, con acuerdos bilaterales, son los encargados de reciclar los neumáticos desechables de este millón de vehículos, que suponen unas 50.000 toneladas año.

LOS NEUMÁTICOS DE UN DIAMETRO SUPERIOR A 1,40 MTS. QUEDAN FUERA DE NORMATIVA PARA SU RECICLAJE

Los neumáticos con un diámetro superior a 1,40 mts. o más de 100 kg. de peso, no están incluidos en el plan de reciclaje de 2006, así como los de bicicleta. Muchos de los neumáticos para maquinas industriales y dumpers pesan 1.000-2.000 kg. y no están regulados.

DESTINO ACTUAL DE LOS NEUMÁTICOS FUERA DE USO

En España se tratan e intentan reciclar unas 300.000 tm año de neumáticos usados, 50.000 tm se revenden como neumático de ocasión o carcasas para recauchutar.

120.000 tm se trocean y utilizan como combustible en las cementeras, que una vez que se han prácticamente superado las barreras que suponía la contaminación que podrían producir al quemarlos sin los filtros adecuados, se convierte en una de las opciones en crecimiento ya que no todas las cementeras utilizan este tipo de combustible todavía.

70.000 tm se separa el acero del caucho y se reutilizan en diversas y cada vez mas variadas funciones: mezclas de asfaltos, pistas deportivas y de juegos, frenos, zapatillas, balones, adornos, etc. etc.

Entre 40.000 y 50.000 tm aproximadamente, no tiene un claro destino hasta la fecha.

Resumen: Si, se reciclan los neumáticos en España como en la mayoría de los países más adelantados en economía y tecnología, aunque es evidente que todavía tenemos un largo camino por recorrer hasta reciclar el 100%, y sobre todo hay que acelerar el proceso de reciclaje de los “cementerios de neumáticos” que todavía existen en algunas Comunidades Autónomas (estas son las responsables de ello), acumulación de antes de la puesta en marcha del plan de 2006.

Manos a la obra

 

SUBEN LAS TEMPERATURAS, LA DE LOS NEUMÁTICOS TAMBIÉN


NEUMATICOS Y CALORCon la llegada del calor primaveral y sobre todo con lo que se nos avecina, es muy recomendable tomar algunas precauciones con nuestro coche y componentes del mismo como los neumáticos, aquí dejamos algunos consejos que pueden ser útiles.

1º Si has disfrutado de neumáticos de invierno en tu vehículo, ahora es el momento de cambiarlos a los de verano, ya que con una temperatura ambiente de más de 10º, los neumáticos de invierno se degradan rápidamente y su rendimiento es muy inferior al deseado.

NEUMATICOS INVIERNO = Funcionan bien con  7º o menos, en agua, nieve, hielo, asfalto con temperaturas bajas y condiciones climatológicas adversas.

NEUMATICOS VERANO = Rinden bien con temperatura ambiental de  7-10º hasta 40-45º, generalmente obtienen su mejor resultado en asfalto seco pero soportan bien la lluvia.

2º PRESIÓN DE LOS NEUMÁTICOS La correcta presión de los neumáticos, tanto en verano como en invierno, es fundamental para un funcionamiento seguro y económico de nuestro vehículo. Es aconsejable revisar dichas presiones una vez al mes, independientemente de la frecuencia de uso del vehículo, y hacerlo con un manómetro calibrado y en perfectas condiciones. Mejor asegurarse y revisar las presiones en un taller especialista y de confianza.

La presión correcta es la que indican los fabricantes de vehículos y de neumáticos, sin duda esta es la referencia más aconsejable, aunque siempre podemos adaptar unas presiones diferentes (+-10%), dependiendo del estilo de conducción del piloto, pero siempre aconsejado por un profesional del neumático serio y contrastado.

Presiones mas altas de lo aconsejado, afectan directamente a la seguridad, con un grip (agarre) inferior a lo estipulado vehículo-neumático, y el comportamiento del vehículo puede resultar nervioso e inestable, además de sufrir el neumático, un desgaste prematuro en la zona central del mismo.

Presiones más bajas suponen un peligro real para los vehículos y sus ocupantes, afectan a la inestabilidad del coche maximizando la deriva natural del vehículo en las curvas. Aumenta importantemente la temperatura del neumático y el riesgo de reventón es muy alto, cuanto más bajas, mas temperatura y más riesgo de explosión por exceso de temperatura. En estas circunstancias el neumático se degrada muy rápidamente e irregularmente hasta el punto de quedar inservible.

DIBUJO Y PROFUNDIDAD DE LOS NEMÁTICOS Revisar la profundidad del dibujo (1,6 m/m mínimo legal) de nuestros neumáticos es imprescindible en todo tiempo, también en verano. Tengamos en cuenta que en invierno la frecuencia de lluvia es mayor y esto “lava” la carretera, si embargo en verano y las altas temperaturas, el aceite y la suciedad que  tiran algunos vehículos, se acumula y en un momento puntual de lluvia, el asfalto se convierte en una pista de hielo, por lo tanto llevar la suficiente profundidad y buen estado de los neumáticos es fundamental para nuestra seguridad y la de los demás. Cualquier duda consulta con un buen especialista en neumáticos.

CONDUCCIÓN SOSTENIBLE Todos sabemos que los vehículos de motor son una fuente de contaminación que debemos minimizar al máximo. Para ello una conducción relajada, sin acelerones ni frenazos bruscos, velocidad adaptada a la vía por la que circulamos, no al “pié en la tabla” con lo cual sólo conseguimos aumentar el consumo de combustible, son medidas que si las ponemos en práctica contribuiremos a una menor contaminación y repercutirá en un importante ahorro en neumáticos, frenos, combustible, amortiguadores, etc., y en general alargaremos la vida de nuestro automóvil y sufriremos menos averías.

REVISIÓN Y LIMPIEZA Revisar periódicamente los neumáticos de nuestro coche nos puede ahorrar salud, tiempo y dinero, ya sabéis, una presión correcta es básico, pero no menos importante es una revisión mensual o al menos cuando vayamos a realizar un viaje largo, de posibles objetos no deseados y adquiridos en el rodaje, como clavos, cristales, plásticos, etc. que pueden dañar gravemente el neumático y producir situaciones de peligro indeseadas. La limpieza de estos elementos e incluso de suciedad y polvo, nos puede prevenir de pinchazos, perdidas de aire o reventones.

PINCHAZO O REVENTÓN En caso de pinchazo o reventón de un neumático debemos tener en cuentas varias recomendaciones:

Tanto si el problema es en neumático delantero como trasero, no girar bruscamente el volante, ya que se podría producir una situación de vuelco, no frenar con toda la potencia de nuestro sistema de frenado, sino intentar parar el vehículo de una forma progresiva y suave en una zona lo más alejada posible de la vía circulatoria, activar las luces de emergencia, colocarse el chaleco reflectante antes de bajar del vehículo y depende de la vía en que ocurra el incidente, actuar de la siguiente manera con los triángulos de señalización.

Si es una autopista o autovía, colocar un sólo triangulo a 50 mts. detrás de nuestro coche y asegurándote de que los vehículos que llegan puedan ver el mismo desde al menos 100 mts. (un paso largo, un metro). Una vez estabilizada la situación y estemos seguros tanto conductor como acompañantes, nos quedan dos soluciones:

La más práctica y segura es llamar a nuestra compañía aseguradora (la mayoría de las pólizas contratadas contemplan esta opción), para que nos solucionen el problema de una forma profesional.

Otra alternativa es cambiar el neumático nosotros mismos, ante todo serenidad, y recordar que la última vez que revisamos las presiones, también lo hicimos en la de repuesto, asegurarnos que estamos en lugar seguro respecto a los otros vehículos que circulan y manos a la obra. Para no alargar demasiado este articulo, otro día os contamos como cambiar un neumático sin sucumbir en el intento.

Bueno si has seguido estas recomendaciones y sobre todo, si has visitado a tu taller especialista para las revisiones y/o reparaciones necesarias, ya puedes partir hacia tu lugar de destino con la tranquilidad y garantía de haber “hecho los deberes”.

Buen Viaje

 

¡¡¡ TOMA PRECIOS ¡¡¡

¡¡¡ TOMA PRECIOS ¡¡¡

La campaña iniciada en mayo de precios sin competencia es una buena oportunidad de preparar nuestro vehículo de cara al verano. Debemos recordar que con la subida de temperaturas nuestros neumáticos tienen que estar en unas condiciones optimas, ya que las mismas afectan importantemente al rendimiento, y sobre todo a la seguridad de los viajeros. No te la juegues y revisa gratuitamente tu vehículo en VALLEROS – MANTENIMIENTO DEL AUTOMOVIL y si necesitas reparar o sustituir algún elemento, por el precio no será.OFERTA 205-50 R 17 93W

¡¡ SEGUIMOS ROMPIENDO LOS PRECIOS ¡¡

Seguimos añadiendo medidas de neumáticos a precios sin competencia, 195/55 R 15 85V por sólo 48,50€ y como siempre con todo incluido, montaje, equilibrado, válvula, ecotasa e I.V.A. incluidos en el precio, ven a VALLEROS  MANTENIMIENTO DEL AUTOMOVIL y aprovecha esta oportunidad.

Automotive concept

¡¡ CARRUSEL DE PRECIOS LOCOS ¡¡

Seguimos con el carrusel de precios imbatibles para el mes de mayo, seguimos añadiendo medidas para que nadie se quede sin aprovechar esta oportunidad. La medida 175/65 R 14 82T, por sólo 41,50 €, con el montaje, equilibrado, válvula, ecotasa e I.V.A. incluidos. es un precio que no te puedes perder, ven a VALLEROS – MANTENIMIENTO DEL AUTOMOVIL y disfruta de nuestras ofertas.OFERTA 175-65 R 14 82T

¡¡¡ PRIMAVERA LOCA, PRECIOS LOCOS ¡¡¡

Queremos celebrar esta primavera de lluvias, aconsejando seguridad para nuestros clientes y amigos. Neumático 195/65 R 15 91V montado, equilibrado, válvula, ecotasa e I.V.A., todo incluido por sólo 48,50 €, precio final a pagar desde el primer neumático, ven a celebrarlo con nosotros en VALLEROS – MANTENIMIENTO DEL AUTOMOVIL.OFERTA 195-65 R 15 91V

OFERTA INCREIBLE EN LA MEDIDA 225/45 R 17 94W

Es cierto, por sólo 59,50 € puedes montar un neumático nuevo en tu vehículo, ¿Para qué jugártela con neumáticos usados o reciclados?, Además en este precio está incluido TODO, TODO, montaje, equilibrado, válvula, ecotasa e I.V.A.

No te la juegues, ven a VALLEROS – MANTENIMIENTO DEL AUTOMOVIL y disfruta de unos nuevos neumáticos de cualquier medida con seguridad y garantía.

225-45 R 17 94W

OFERTA 205-55R16

ESTE MES DE MAYO ROMPEMOS LOS PRECIOS

Neumático 205/55 R 16 91V por sólo 49,50 € con todo incluido, montado, equilibrado, válvula, ecotasa e I.V.A. incluidos en el precio final, aprovecha esta oportunidad, ven a VALLEROS – MANTENIMIENTO DEL AUTOMOVIL y comprueba la profesionalidad y precios inmejorables en todas la medidas.

7 averías que puedes provocar por tocar los bordillos

Coches y BordillosAunque a veces nos irriten, los bordillos son necesarios en nuestras ciudades. Me atrevería a decir que imprescindibles, primordialmente para delimitar el espacio que naturalmente han de ocupar los automóviles, y el que nos queda reservados también como peatones. Es difícil imaginar una ciudad sin bordillos (casi tanto como una ciudad sin señales). Pero ese elemento tan útil del entorno urbano puede darnos muchos quebraderos de cabeza, especialmente si no somos cuidadosos y nos subimos en ellos, o dejamos que nuestros neumáticos rocen con el perfil del bordillo. Y estas son las 7 averías, y los elementos, que más sufren al golpear, o incluso rozar, los bordillos.

1. Arañar tus preciosas llantas.

Hoy en día nos hemos acostumbrado a comprar coches con llantas cada vez más grandes, y neumáticos de perfil cada vez más bajo. Llantas con diseños realmente bellos, que hacen que nuestro coche luzca imponente, pero que a menudo están muy expuestas a uno de nuestros peores enemigos, esos arañazos que deterioran su acabado. La mejor forma de evitar daños en las llantas es evitar los bordillos, intentar que nuestro coche quede perfectamente alineado y dentro de los límites del aparcamiento en línea, pero sin que jamás toque el perfil del neumático, o la llanta, con el flanco del bordillo.

Los bordillos pueden, incluso, llegar a abollar por completo una llanta, y hacer que el neumático pierda presión. Pero en ese caso no estaríamos hablando ya de un toque, fortuito, mientras aparcamos, sino de haber calculado mal las distancias y haber golpeado con violencia contra el bordillo.

Si tuviéramos que subir un bordillo, cosa poco recomendable, la forma más segura para evitar daños en la llanta es hacerlo en diagonal, o en perpendicular, nunca en un ángulo próximo al paralelo, puesto que el riesgo de arañar la llanta es muy alto. Y, por supuesto, realizar la maniobra con cuidado y a muy baja velocidad. En cualquier caso ya os decimos que esta práctica no es recomendable, y no solo por los daños que podemos causar en la llanta.

2. Deteriorar un neumático apoyándolo con el bordillo.

El mero hecho de apoyar el neumático con el bordillo, sin que nos subamos en él, ya está dañando el flanco del neumático. A menudo hemos visto neumáticos en los que, incluso, las letras en relieve del fabricante habían desaparecido por ese contacto con el bordillo. Esos daños a la larga pueden traducirse en reventones, en pinchazos, y en una pérdida de la consistencia del neumático que facilita la aparición de problemas, como la formación de grietas y bollos en el flanco.

3. Destrozar un neumático subiendo bordillos.

Subir un bordillo también puede producir daños varios en nuestros neumáticos. Un golpe en el neumático puede crear fracturas en la banda de rodadura, o incluso facilitar la aparición de cortes y bultos que aumentan el riesgo de sufrir un reventón. El gran problema está en que a menudo estos daños no serán evidentes en el momento en que se produce el golpeo con el bordillo, y en ocasiones pueden evidenciarse horas, días, o incluso meses más tarde, con un reventón en marcha (que a fin de cuentas es una situación de peligro), o la pérdida de presión progresiva del neumático (que puede hacer que un día lleguemos a nuestro coche y el neumático esté completamente desinflado).

Si tienes que saltar un bordillo, acción que de nuevo no es nada recomendable, hazlo por la zona más baja, y a una velocidad muy reducida y controlada.

No dejes nunca tu coche aparcado de forma que el neumático apoye en el propio extremo del bordillo, puesto que junto al golpe que es necesario para saltar el bordillo con nuestro coche, estaremos forzando aún más la estructura del neumático con el peso de nuestro coche mientras repose en esa posición, y aumentando la posibilidad de que aparezcan bultos que dañen gravemente el neumático, hasta hacerlo inservible.

4. Daños en suspensiones.

Un amortiguador puede soportar sin problemas subir o rozar un bordillo, sin sufrir daños, a fin de cuentas ha sido diseñado con tal fin. En cualquier caso, ya sabes, no es recomendable tocar los bordillos, ni tan siquiera a baja velocidad. Pero si somos poco cuidadosos y hacemos que el golpe contra el bordillo sea violento, los daños que podemos sufrir en el sistema de suspensiones de nuestro coche pueden llegar a ser importantes, e incluir roturas en muelles, y daños en los amortiguadores, que de no diagnosticarse y resolverse a tiempo, además de hacer que nuestro coche se conduzca peor, pueden conllevar otros daños en los neumáticos.

5. Perder el ajuste del paralelo de las ruedas.

Un buen alineado de la dirección es fundamental para que tu coche apoye sobre el asfalto correctamente. Un mal alineado, una mala geometría de los neumáticos, compromete la estabilidad de tu coche, conlleva que este se desvíe indebidamente hacia un lado o que tenga dificultades para mantenerse en línea recta cuando centramos el volante, y puede hacer que nuestros neumáticos se desgasten irregular y prematuramente.

La dirección ha de alinearse periódicamente, en un grado de convergencia y divergencia determinado, y un ángulo de caída concreta, y es una tarea que debemos tener en cuenta en momentos clave, como la sustitución de neumáticos. El problema está en que los golpes violentos en el tren delantero, por ejemplo al superar baches pronunciados sin cuidado, o incluso golpear con los bordillos, al aparcar, o al intentar subirnos en ellos, pueden comprometer el ajuste del paralelo, que se realiza con bancos de precisión en taller y que es sensible a un trato poco cuidadoso

6. Perder el equilibrado de las ruedas.

No menos preocupante es el caso del equilibrado de los neumáticos. Si los radios de las llantas de tu coche te lo permiten, alguna vez habrás comprobado que en el interior de la llanta se esconden unas pequeñas placas de metal. Esas placas no están colocadas en la llanta casualmente, y su función no es, ni mucho menos, baladí. Aunque tanto llanta como neumático estén diseñadas para gozar de un equilibrio, de fábrica, al unirse, es necesario que trabajen al unísono y que el reparto de las masas sea el adecuado. Es por eso que se utilizan unos contrapesos de plomo, que contribuyen a mejorar el equilibrio del conjunto formado por llanta y neumático en su giro, y por lo tanto a mitigar las vibraciones que se transmiten a la dirección, el volante, y en general a nuestro coche.

Aunque las placas de plomo que se emplean para equilibrar una rueda han sido diseñadas para resistir en su posición, y quedar bien adheridas a la llanta, no hemos de descartar la posibilidad de que estas se suelten, y acaben provocando la pérdida del ajuste del equilibrado. Entre otras razones, además de superar baches a gran velocidad, o circular por pistas sin pavimentar, está el golpear los bordillos, o subirnos por encima de estos sin ser muy cuidadosos.

La consecuencia de un mal equilibrado no solo está en la aparición de vibraciones, sino también en un desgaste desigual y prematuro de la banda de rodadura del neumático.

7. Dañar los bajos de tu coche.

Por último, pero no por ello menos importante, tener muy en cuenta lo desprotegidos que se encuentran los bajos de nuestro coche ante los bordillos, especialmente a tenor de que en cada ayuntamiento, y prácticamente en cada barrio y cada calle, nos encontraremos con bordillos con alturas muy diferentes. Si conducimos deportivos, o coches muy bajos, hemos de tener especial precaución con este aspecto. También si conducimos coches un poco más altos, o incluso con diseño SUV, no hemos descuidar el hecho de que las defensas puedan tocar con el bordillo, con lo cual no siempre es recomendable que esperemos a que el neumático toque con el bordillo al aparcar en paralelo.

En los últimos años también nos hemos percatado de que el número de coches que son especialmente vulnerables a estos roces con los bordillos han aumentado significativamente, sobre todo por el empleo de soluciones para mejorar la aerodinámica, como labios de plástico escondidos por debajo y por detrás del parachoques delantero para disminuir las turbulencias aerodinámicas que se generan en los bajos por las piezas no carenadas del motor.

El consejo que os podemos dar desde nuestra experiencia, que continuamente estamos probando diferentes coches, algunos muy bajos, y que como consecuencia natural de ello a menudo podemos tener dificultades para calcular, a ojo, la altura de los bajos del coche en cuestión que estamos conduciendo, es ser muy precavidos. Es preferible dejar el coche un poco más separado del bordillo que tocar en los bajos. Aparcar marcha atrás también ayuda, y mucho, puesto que las protecciones del parachoques y los bajos suelen estar mucho más alejadas del asfalto en esa zona.

En definitiva, tras lo visto en esta entrada, sé muy cuidadoso y evita tocar con los bordillos. Te ahorrarás disgustos, y también averías que a menudo son realmente costosas.

Fuente: Diario Motor

LAS AVERIAS EN CARRETERA AUMENTARON EL 7% HASTA MAYO

AVERIA EN CARRETERA PELIGROFuente: Infotaller

Las averías en carretera aumentaron el 7% hasta mayo Falta de mantenimiento y antigüedad del parque, entre las causas según el RACE. La falta de mantenimiento de los vehículos y la antigüedad media del parque, por encima de los once años, han hecho mella sobre la evolución de las averías. Así lo afirma el RACE, que cifra en el 6,9% el aumento experimentado por los fallos mecánicos que han requerido asistencia en carretera entre enero y mayo, en comparación con el mismo período de 2014. En concreto, el RACE apunta que neumáticos, baterías y motor son los principales problemas que requieren asistencia técnica, aparte de aquellos causados por accidentes de tráfico. En efecto, durante los cinco primeros meses del año, el RACE atendió más de 44.000 problemas con el acumulador, más de 21.000 relacionados con las cubiertas y unas 10.000 averías del propulsor.

race_porcentaje

Por tipo de averías, las que han experimentado un mayor crecimiento relativo (15%) son las que tienen que ver con el motor, que en muchas ocasiones se relacionan tanto con una falta de mantenimiento del vehículo como con su antigüedad. En cuanto a las averías relacionadas con los neumáticos, la inmensa mayoría (20.402) tiene que ver con pinchazos o reventones. El RACE ha manifestado su preocupación por la evolución de las averías en las 166.900 asistencias que ha analizado.

race_neumaticos

Por ello, el organismo recomienda a los conductores que, aparte de cumplir con el calendario de revisiones del automóvil, revisen ciertos puntos vitales de su vehículo, como el estado de los neumáticos, niveles de líquidos, dirección y frenos. En el caso de percibir alguna anomalía, lo aconsejable es acudir urgentemente al taller para subsanarla.

SOLICITA TU REVISIÓN GRATUITA EN NUESTROS TALLERES

SOLICITA PRESUPUESTO DE REPARACIÓN SIN COMPROMISO

Los coches diésel contaminan infinitamente más que los de gasolina

diesel_gasolina

SOLICITA TU REVISIÓN GRATUITA EN NUESTRAS INSTALACIONES

SOLICITA PRESUPUESTO DE REPARACIÓN SIN COMPROMISO

 

Fuente: Econoticias.com

Según el citado estudio causan cuatro veces más contaminación atmosférica al emitir niveles muy superiores de dióxido de nitrógeno (NO2) y partículas en suspensión, dos de los principales contaminantes del aire.

Una de las preguntas básicas que todo aquel que va a comprarse un coche tiene que responder es si lo prefiere con motor de gasolina o de diesel. Su opción tendrá consecuencias en la contaminación de su ciudad. ¿Qué tipo de motor contamina más? Contestamos a esta pregunta con motivo del Día Mundial del Medio Ambiente.

Los vehículos diésel contaminan hasta cuatro veces más que los de gasolina similares. Dicho de otra forma: “Cuatro coches de gasolina emiten tantas partículas en suspensión como uno diesel”. Así lo afirma el estudio ‘Calidad del aire urbano, salud y tráfico rodado’, elaborado por el Institut de Ciènces de la Terra Jaume Almera, del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), por encargo de la Fundación Gas Natural.

DIÓXIDO DE NITRÓGENO Y PARTÍCULAS EN SUSPENSIÓN

Según el citado estudio causan cuatro veces más contaminación atmosférica al emitir niveles muy superiores de dióxido de nitrógeno (NO2) y partículas en suspensión, dos de los principales contaminantes del aire. Y eso a pesar de que consumen menos combustible. Con todo, su polución también es más pesada y cae antes al suelo.

El estudio recuerda que los motores diésel construidos antes y después de principios de los años 90 presentan importantes diferencias en cuanto a niveles de emisión de contaminantes.

También se destaca que la aplicación de la más novedosa tecnología a los motores ha permitido reducir significativamente la emisión de contaminantes, aunque por las ciudades aún circulan un gran número de automóviles antiguos, un parque que representa alrededor del 10% del total y que genera el 40% de las emisiones contaminantes derivadas del tráfico rodado.

Aunque en los últimos años los coches han evolucionado para adaptarse a los nuevos requerimientos de emisiones promovidas por leyes del Estado y de la UE, en las ciudades la mitad de las emisiones de gases de óxido de nitrógeno aún se producen por la combustión de los motores de automóviles.

OTROS ELEMENTOS CONTAMINANTES DE LOS COCHES

Hay que tener en cuenta que la contaminación generada por los coches no solo proviene de los motores: existen otros muchos elementos contaminantes, tales como el desgaste de frenos, embragues y neumáticos. Estos tres causan entre un 15 y un 25% de las partículas en suspensión atribuibles al tráfico.

El estudio señala que los motores están llegando a “límites difíciles de mejorar”, por lo que apunta a propuestas no tecnológicas para luchar contra la contaminación: ampliar las zonas peatonales, implantar peajes de acceso a las ciudades, limitar la velocidad, mojar la calzada durante períodos de sequía y renovar y mantener mejor el asfalto, para eliminar partículas acumuladas sobre la carretera.

Cambiar una rueda

pinchazo-en-la-carreteraFuente: Qué!

Un pinchazo es algo a lo que están expuestos todos los conductores. A continuación, te explicamos cómo cambiar una rueda de forma rápida y seguro.

Es algo a lo a que todos nos puede pasar. Vas camino del trabajo, del colegio o simplemente de fiesta con tus amig@s y uno de los neumáticos de tu coche dice basta y te toca cambiar una rueda. ¿Sabrías cómo hacerlo? Según los últimos datos disponibles y ofrecidos por ‘Coches.net’, el 20% de los conductores tendría “importantes dificultades” si se viera en esa situación.

Para evitar este más que posible problema, te damos una serie de pasos para que puedas cambiar sin problema una rueda en caso de pinchazo de forma cómoda, rápida y lo más importante, segura:

 – Si notas que tu vehículo ha sufrido un pinchazo, lo primero que hay que hacer es estacionar en un lugar con poco tráfico, llano y con un asfalto firme y regular. Los mecánicos recomiendan meter la primera velocidad y tensar lo máximo posible el freno de mano para evitar que el coche se mueva. A continuación, afloja las tuercas de la rueda antes de proceder a subir de altura tu vehículo.

– Una vez que las tuercas del coche estén aflojadas, llega el momento de levantar el vehículo con un gato (recomendable llevarlo siempre en el maletero). Dependiendo de cada modelo, el gato se coloca en una parte distinta del chasis (consultar manual). Una vez aclarada esa duda, súbelo hasta que el neumático pinchado no toque prácticamente el suelo.

– Con el coche elevado y asegurado, saca la rueda de repuesto que encontrarás bajo el maletero de tu vehículo. Es importante destacar que son neumáticos con una vida útil corta y destinado para emergencia, es decir, para salir del apuro (cámbiala en un taller lo antes posible y no superes los 80 km/h en dicho trayecto).

Coloca la rueda de repuesto junto al gato (evitar daños que podría sufrir si cayera bruscamente) y quita el neumático pinchado, haciendo el mismo movimiento     mencionado anteriormente. Encaja el nuevo y enrosca las tuercas a mano para fijarla.

– Cuando creas que están bien enroscadas las tuercas, puedes bajar el coche al suelo con el gato, herramienta que ya no te será necesaria. Aprieta las tuercas con la llave. Eso sí, es importante hacerlo en forma de cruz y no con demasiada fuerza, ya que se podría dañar la rosca y llevar a estropear la llanta.

– En último lugar, comprueba en la gasolinera más cercana la presión de la rueda, que debe estar en torno a los 2,2 bares de media, presión que puede ser menor o mayor dependiendo del fabricante.

Si te parece algo muy complicado cambiar una rueda, no dudes en llamar a tu seguro y que una grúa acuda en tu exilio, más aún si crees que tu coche va a acabar en el suelo. ¡La seguridad es lo primero!

¿Cuándo cambiar los neumáticos del coche? La seguridad como principal factor a tener en cuenta

Neumaticos VallerosFuente: Zoom News

El estado de los neumáticos es una parte fundamental del vehículo en materia de seguridad

Cambiar los neumáticos del coche en el momento adecuado puede ayudar a reducir el riesgo de accidentes

Los neumáticos son una parte fundamental del vehículo en materia de seguridad. Mantenerlos en buen estado puede evitar que en ocasiones se produzcan accidentes. Pero, ¿cómo podemos saber cuándo cambiar los neumáticos del coche?

Estos son los principales motivos por los que cambiar los neumáticos así como algunas recomendaciones y consejos sobre cómo actuar:

1. Pinchazos. A pesar de que en la actualidad los neumáticos son muy resistentes y lo aguantan casi todo, los pinchazos son inevitables. En el caso de sufrir uno, lo primero es pensar en nuestra seguridad y en la del resto de vehículos, por lo que deberemos salir de la vía en la que nos encontramos y estacionar en un lugar seguro. Una vez hayamos apagado el motor y encendido las luces de emergencia, colocaremos el triángulo de señalización en el arcén a unos cien metros de nuestro coche con el chaleco reflectante puesto.

Después cambiaremos la rueda y colocaremos la de repuesto. El siguiente paso será llevar el neumático a un especialista para que lo revise y detecte los posibles daños que pudieran hacer posible su reparación.

Lamentablemente los pinchazos no son el único motivo por el que debemos cambiar los neumáticos de nuestro coche, …

2. Daños en la cubierta. Los neumáticos pueden dañarse en choques contra los bordillos u objetos contundentes, si aparcamos dejando una rueda encima de la acera o si pasamos muy rápido por un badén. En cualquiera de estos casos podemos no sufrir un pinchazo pero es probable que alguna de las ruedas acaben dañadas. Estos desperfectos no tienen por qué ser visibles a la vista pero por nuestra seguridad es recomendable que sean revisados por un profesional. De esta manera sabremos si han sufrido daños internos y se pueden reparar, o si por el contrario es conveniente cambiar los neumáticos antes de que puedan causar un accidente.

3. Envejecimiento. Las ruedas tienen una vida útil determinada que puede variar en función de la temperatura, el mantenimiento, las condiciones de almacenamiento, el uso que se les haya dado, la carga que soporten, la velocidad a la que se circule, la presión y el tipo de conducción al que hayan sido sometidos.  Si el estado de los neumáticos se deteriora por envejecimiento, ponemos en riesgo nuestra seguridad y la de los de los ocupantes del vehículo ya que pierden adherencia al asfalto. Puede darse el caso de que a pesar del paso del tiempo el estado de los neumáticos aparentemente sea bueno. En estos casos uno de los consejos frecuentes sobre cuándo cambiar los neumáticos es revisarlos si no se han usado en cinco años y en cualquier caso cambiarlos si han transcurrido diez o más años desde su fecha de fabricación.

4. Desgaste. Se recomienda comprobar el desgaste de los neumáticos del coche con cierta regularidad. Para ello comprobaremos la presión de las ruedas,  la profundidad del dibujo y el estado de la banda de rodadura al menos una vez al mes. Para conocer si la presión es la adecuada basta con acercarnos a una gasolinera y medirla en los manómetros que están a disposición de los usuarios. También el comportamiento de nuestro coche nos puede dar una idea de la presión y estado de los neumáticos. Si la presión de las ruedas delanteras es demasiado baja nos daremos cuenta porque nos costará mantener una línea recta al conducir o porque el coche se desviará al frenar. Si el vehículo hace extraños en las curvas es posible que los traseros estén desgastados o que lleven una presión inferior o superior a la que deberían llevar. En el caso de que la presión sea inferior a la adecuada también habrá un mayor riesgo para nuestra seguridad ya que hay mayor desgaste y mayor probabilidad de reventar alguna de las ruedas.

El mínimo legal que tiene que cumplir el dibujo de los neumáticos es de 1,6 mm pero se recomienda no llegar a ese punto y cambiarlos cuando la profundidad sea inferior a 3 mm.  Si sobrepasamos esa medida, en el caso de haber agua en la calzada se incrementará nuestro riesgo de sufrir aquaplanning, comprometiendo nuestra seguridad, ya que el neumático será incapaz de evacuar el agua que pisa y el coche perderá el agarre sobre el asfalto deslizando sin control. Una manera fácil de ver en qué estado se encuentra la profundidad del dibujo de los neumáticos de nuestro coche es comprobar si el testigo y dibujo están al mismo nivel. En este caso necesitaremos obligatoriamente cambiar los neumáticos. El siguiente paso será revisar el estado de la banda de rodadura, para ello inspeccionaremos de manera visual los flancos del neumático y veremos si existen trozos goma levantados, cortes o abultamientos que nos pueden poner alerta de cara a la seguridad.

5. Desgaste anómalo o irregular. Un desgaste de este tipo en una zona aislada del neumático, bien en el centro bien en los bordes, es señal de que existe un problema mecánico de suspensión o de transmisión, un problema de equilibrado de las ruedas o incluso problemas derivados de una presión inadecuada de las mismas, tanto por exceso como por defecto. Este tipo de desgaste en muchas ocasiones se produce al cambiar los neumáticos por otros nuevos o bien al cambiarlos de posición. En este caso hay que revisar el estado de la dirección y corregirla favoreciendo así el hecho de que los neumáticos duren más y consuman menos combustible.

6. Uso de neumáticos inadecuados para el vehículo. El neumático utilizado en las cuatro ruedas del vehículo debe ser el mismo. Si no es así se pueden ver afectados la conducción, la estabilidad y la mecánica del vehículo favoreciendo el desgaste irregular de los mismos.

Por último. Conviene recordar que cambiar los neumáticos no es un capricho ni un despilfarro, si tenemos que ahorrar hay otras opciones mejores para hacerlo; la observación de todos estos consejos y recomendaciones nos ayudarán a desplazarnos con mayor seguridad y economía con nuestro coche.

¿Cómo de peligroso es conducir con ruedas viejas?

NEUMATICO VIEJO = REVENTÓNFuente: Motorpasión

Los neumáticos son una de las partes menos sexys de cualquier coche, pero también requieren que les prestemos atención. No solo hay que comprobar que el dibujo tenga una profundidad legal (más de 1,6 mm). También hay que comprobar regularmente la presión de inflado, pues se deshinchan de forma natural.

Pero hay otro factor muy importante que puede ponernos en grave riesgo, y es circular con neumáticos caducados. Eso significa que aunque pueda parecer un neumático en buen estado, puede presentar una degradación a nivel molecular que se nota un buen día en forma de susto o accidente.

Un neumático no es solo el dibujo, o la estructura, o la marca. Además del caucho, cada fabricante utiliza una serie de compuestos que dotan al neumático de propiedades como mayor duración, o un agarre mejorado con lluvia, más resistencia al frío… Estos compuestos no son eternos, se degradan con el tiempo.

La degradación es variable y depende de los siguientes factores:

  • Tipo de conducción: agresivo, dominguero, de fines de semana…
  • ¿Cuándo se ha montado el neumático? ¿Cuánto llevaba almacenado?
  • Condiciones de almacenamiento: temperatura, humedad, cercanía al mar…
  • Presión inadecuada: un neumático inflado por exceso o por defecto durante el tiempo suficiente envejecerá peor
  • El asfalto que pisa habitualmente
  • Etcétera

Esta degradación es tan progresiva que no se nota de un día para otro, pero llega un punto en el que comparar un neumático viejo con uno nuevo, exactamente el mismo modelo, provoca grandes diferencias en el comportamiento.

¿Cómo se sabe si un neumático está caducado?

Lo primero, tenemos que ver la fecha de fabricación. En la banda de rodadura hay que buscar cuatro cifras, normalmente inscritas en una elipse. Las dos primeras cifras indican la semana, las dos siguientes el año. Por ejemplo, un neumático fabricado esta semana pondría: “2314”. Mirad la primera foto del artículo, se ha tomado hoy.

Según la ETRTO (European Tyre and Rim Technical Organisation) existe la recomendación genérica de no superar los cinco años de la fecha de fabricación. Pasada esa fecha, conviene que un especialista compruebe el estado del neumático. Dependiendo de las condiciones de uso y conservación, ese plazo puede ser inferior, o algo superior. Por ejemplo, un neumático de 2009 se puede usar hoy si nunca se ha montado y se ha conservado correctamente.

Eso sí, los fabricantes recomiendan no superar los 10 años en ningún caso, ya que hablaremos a buen seguro de neumático cristalizado, o en el argot popular, ruedas de corcho. Las propiedades del compuesto habrían perdido casi toda su efectividad, y se notará mucho más en mojado que en seco.

Si no nos fiamos de la honradez de los profesionales, podemos evaluarlo nosotros mismos. Miremos la goma de cerca. Si encontramos grietas o cuarteado, mal asunto. El agua se puede colar por estos surcos, llegando a oxidar los alambres de la estructura, pudiendo incluso sufrir un reventón.

El cuarteamiento también es sinónimo de cristalización, la goma se va endureciendo, pierde elasticidad, y cada vez agarrará peor. Además, también se degrada la capacidad de evacuación de agua, pues no solo el dibujo quita agua, también el compuesto a escala microscópica.

Normalmente esto no preocupa a los grandes trotadores que hacen 25.000 km al año o más. Los que deben vigilar más estas cosas son los dueños de clásicos, o de coches que tienen menos movimiento. Con la excusa de que algunos coches apenas se mueven, los dueños tienden a descuidar mucho la seguridad en sus ruedas.

Mi experiencia personal con neumáticos caducados

Cuando compré mi primer coche, tenía 20 años, y yo 26. Embargado por la emoción del primer día, solo comprobé que los neumáticos tenían buen dibujo, pero me olvidé de la fecha de fabricación. Cuando me dio por mirarla, habiendo hecho más de 700 km con él, comprobé que se habían fabricado nueve años antes, en 2001. Una odisea para mi seguridad.

Hasta que no pude tener unas cubiertas de recambio, tuve que ir con mucho cuidado. Las distancias de frenado eran muy superiores a las que me tenían acostumbrados los coches nuevos, y el comportamiento del coche era muy delicado, además de por la propulsión, ausencia de ayudas electrónicas y más de 200 caballos.

Pero cuando llovía, las precauciones había que elevarlas al enésimo exponente, porque tenía tendencia a hacer lo que le daba la gana, subvirar o sobrevirar. Puede ser muy divertido en una explanada donde hay metros y metros sin obstáculos, o en drifting, pero en carretera decididamente no es lo mismo.

Cuando reemplacé aquellos añejos Michelin Pilot HX por unos Goodyear EfficientGrip nuevecitos, el coche cambió por completo. No solo se volvió mucho más noble, predecible y con mejor frenada, es que hasta se redujo el nivel de grillos en el interior.

Esto tiene una explicación lógica, si las gomas se han cuarteado, son menos elásticas, y absorben menos vibraciones. Lo que el neumático no absorbe se pasa a la suspensión y así en cadena. Además, en sonoridad también hubo una agradable diferencia.

Eso por no mencionar la cantidad de avances tecnológicos que han experimentado los neumáticos en estos años. Incluso lo noté en el consumo de gasolina, pasando de una media de 11,24 l/100 km a 10,29 l/100 km. Os aseguro 1 l/100 km se nota a la larga

Lo entiendo, hay crisis, hay menos dinero para mantenimiento, y lo que eso implica. Pero es muy peligroso circular con neumáticos tan añejos. En las tiendas de neumáticos “seminuevos” o de ocasión, que están usados, hay que tener mucho cuidado.

No niego que se pueda comprar en un sitio así un neumático con suficiente vida útil, en buen estado, y con un riesgo muy aceptable. Pero no es algo que recomiende salvo que la alternativa sea circular con slicks (pelados) o con corchos.

Y si alguien tiene la tentación de usar neumáticos viejos en circuito, es el camino más directo para perder el control del coche y estamparlo. Y salvo que tengamos un seguro muy bueno, va a ser un FAIL de proporciones bíblicas. El mejor destino para esos neumáticos es el reciclado o usarlos como barrera en circuitos, pero no para rodar con ellos.